Claves para trabajar con fotografía digital

Claves para trabajar con fotografía digital

He de decir que aunque aún sigo fiel a la fotografía analógica para conseguir según qué efectos y en según qué reportajes, la fotografía digital es la que lleva la batuta hoy en día y la que, por lógica, seguirá siendo la favorita de fotógrafos, aficionados y modelos durante muchísimos años. Ofrece una serie de ventajas sobre la fotografía analógica que jamás darán lugar al retorno del revelado tradicional y de negativo en papel, pero no puedo evitar ser una nostálgica que, de vez en cuando, busca ese efecto que solo la imagen tradicional puede conseguir.

No obstante, soy realista y sé que hoy en día es inviable ser fotógrafo y trabajar sin un buen ordenador que soporte una buena tarjeta gráfica ya que la vamos a usar para todo: desde para descargar las imágenes fotografiadas, pasando por los típicos retoques que ahora mismo nos permiten realizar la mayoría de softwares especializados, y hasta la impresión de las mismas. Por eso creo que hablar de fotografía es hablar de ordenadores, y por ende el PC se ha convertido en una herramienta tan indispensable para nosotros como la propia cámara fotográfica o los objetivos.

Los Ordenadores

Para trabajar con programas como Photoshop es necesaria mucha memoria. De lo contrario, el ordenador se os quedará colgado cada dos por tres, tardará un siglo en abrir las imágenes e incluso puede que no guarde las modificaciones o cambios que hagamos sobre las fotografías originales por falta de capacidad. Tened en cuenta que cuanto más grandes sean las imágenes que abramos más memoria RAM vamos a necesitar en el ordenador. Si hablamos de aficionados puede que con 4 GB sea suficiente, aunque rozando lo escaso, pero si hablamos de profesionales que abren imágenes en alta resolución serán necesarios los 8 e incluso 12 GB de RAM.

La tarjeta gráfica también deberá ser decente, y digo “decente” porque tampoco es necesario hablar de una tarjeta gráfica con 1GB, ni mucho menos, pero si queremos hacer retoques en 3D tampoco podemos quedarnos con una de 16MB. Una tarjeta gráfica de calidad media será más que suficiente.

Mantenimiento

No olvidemos que los fotógrafos no somos informáticos y por mucho manejo de software que podamos tener siempre estaremos un poco perdidos en el tema del hardware. Si se nos estropea el ordenador con el que trabajamos debemos tener un plan B a mano de fácil acceso o, de lo contrario, nos veremos obligados a dejar de trabajar hasta solucionar el problema, por eso siempre aconsejo tener una buena empresa de mantenimiento informático cerca, para poder utilizarla en caso de necesidad. Algunas de las mejores  son Iniciatec y Fontventa.

Los mejores programas

Y por supuesto debemos tener siempre instalados dos o tres programas de retoques y edición fotográfica con el fin de conseguir siempre el toque final que queremos darle a las imágenes. Hoy en día los mejores programas para retocar fotos son:

  • Adobe Photoshop CS6
  • Pixelmator
  • The Gimp
  • Paintshop Pro X5 Ultimate
  • Aperture

Destaca notablemente “The Gimp”, básicamente porque es el único gratuito de la lista y no desmerece en nada a sus competidores de pago. Eso sí, como Photoshop, en mi opinión, ninguno.