Fotografía de embarazadas

Fotografía de embarazadas

Cada vez son más las madres que quieren guardar un bonito recuerdo de su estado de buena esperanza y recurren a fotógrafos profesionales para inmortalizar el momento. Los reportajes de embarazadas se han puesto tan de moda que prácticamente el 80% de ellas contrata este servicio, lo que ha hecho que los fotógrafos hayan incluido entre sus tarifas diferentes paquetes de sesiones. Hoy hemos hablado con este experto en fotografía para embarazadas en Palma de Mallorca quien nos ha dado algunos consejos y nos ha explicado un poco los diferentes servicios que se observan de manera generalizada.

La oferta es tan amplia que los padres, o la madre, puede acceder al  paquete de sesiones que más le convenga o contratar una única sesión de fotos. Cuando es esta segunda opción la que elegimos debemos tener en cuenta que, por norma general, queremos que se note nuestro embarazado y que cuánto mayor sea nuestra barriguita más evidente será, por lo que lo ideal sería esperarnos hasta los 7 u 8 meses de gestación, siempre y cuando el estado del bebé y de la mamá sea saludable. Esperar más hace que todo se dificulte, ya que la movilidad de la madre se reduce drástica y notablemente durante el último mes de embarazo, ya no está cómoda e incluso a veces no puede adoptar ciertas posturas.

Si optamos por la segunda opción comprobaremos que tenemos gran variedad de paquetes de sesiones fotográficas entre las que elegir. El más demandado suele llevar al menos dos sesiones, la de la mamá en pleno apogeo de gestación y  luego una segunda sesión para el bebé con un mes de vida, aproximadamente.

También se está poniendo muy de moda lo de hacer un book en el que se va viendo la evolución del embarazo. Para ello, la mamá reserva un día al mes con el fotógrafo, desde el primer mes de embarazo hasta el noveno (o hasta poco antes de dar a luz), y al final se compone un álbum donde se va viendo cómo incrementa la barriguita de la mamá hasta que al final aparece junto al bebé.

Por supuesto también hay paquetes de sesiones mucho mayores, algunos abarcan hasta el año o dos años del bebé, otros incluso hasta los 5 años en sesiones navideñas o veraniegas… hoy en día hay prácticamente de todo.

Consejos para hacer tú mismo las fotos

Si prefieres ser tú mismo quien haga las fotografías el primer consejo que puedo darte es que planifiques todo y no te pongas a hacer fotografías al tuntún ya que, por muy bueno que seas, llegará un momento en el que tu creatividad colapsará y no sabrás por dónde tirar. Por lo tanto:

  • Planifica las fotografías que quieres hacer, en qué ambientes, al aire libre o en cerrado, qué necesitarás para realizarlas, el atrezzo si lo hubiera, el vestuario, etc.
  • Busca inspiración en Internet, a veces ver fotografías de otras personas inspiran nuestra creatividad.
  • Si haces fotografía de evolución mes a mes o semana a semana puedes optar por hacer fotografías de la madre en poses diferentes, graciosas y divertidas, y componer luego el álbum, o bien utilizar siempre la misma pose, en la misma ubicación, para hacer luego un álbum de fotos en movimiento donde se vean los cambios físicos de la madre.
  • Fotografía también a la mamá junto a las cosas que vaya comprando para su bebé.
  • Podéis comprar pintura de piel hipoalergénica y pintar el nombre del bebé en la barriguita o hacer un gracioso dibujo para una de las sesiones.
  • Si es posible haz que participe la familia: padres, abuelos, hermanitos, etc.
  • No hagas todas las fotos desenfadadas y alocadas ni todas las fotos emotivas, combínalas, así tendrás un reportaje completo.
  • Pasa luego todas las imágenes por Photoshop. No se trata de retocar las imágenes hasta que parezcan otras pero tal vez puedes mejorar la luz, el contraste o suavizar las estrías de la mamá.
  • No uses demasiado maquillaje. Es bueno que la piel de la mamá no brille, o que tenga la cara risueña y graciosa, para ello podemos usar polvos matificantes y colorete, pero este tipo de fotografías destacan por su naturalidad así que eso de maquillar a la mamá como una puerta no pega nada de nada.
  • Cuanto más natural mejor: olvídate de las poses impuestas e incómodas que buscan la mejor imagen posible. Resulta mucho más bonito buscar la naturalidad y la belleza del embarazo en sí que intentar fotografiar poses creativas pero tensas y encorsetadas.

Pero sobre todo, tanto si contratas sesiones de fotos como si prefieres hacerlas tú mismo disfruta, no te agobies, porque lo importante es que vivas esos momentos como únicos y especiales.