Recuerdos de una boda de ensueño

Recuerdos de una boda de ensueño

Una boda es uno de los acontecimientos más especiales que tienen lugar en la vida. No en vano los novios llegan a pedir incluso créditos para poder casarse sin tener que pedir dinero a sus familiares. De ahí que sea uno de los días donde todos los detalles se cuidan al máximo, desde el vestido de la novia hasta las fotografías. En mi caso fue una boda casi de película y con las instantáneas que nos hicieron guardo unos recuerdos inolvidables. Para mí uno de los puntos clave era lucir a la perfección el vestido que me había comprado en la boutique de Joana Diestre, ya que era de ensueño, casi de princesa.

Joana Diestre es una diseñadora especialista en moda nupcial, con tiendas de vestidos de novia en Bilbao y Madrid. Cada vez que pasaba por su establecimiento de camino al trabajo todas las mañanas soñaba con ponerme algún día uno de sus vestidos, y cuando por fin lo conseguí no quería que este pasara desapercibido en el álbum de fotos de nuestro día. Había que lucirlo.

En las tiendas de vestidos de novias Joana Diestre, La Esposa by Joana Diestre y La Bambolina by Joana Diestre, tienen los mejores diseños de vestidos de boda en Bilbao de las más prestigiosas firmas, tanto para novia, como para novio e invitadas. Y para cualquiera que sea el estilo de la persona que lo vaya a lucir. Además, tienen también los complementos de los vestidos de novia, que son de gran importancia. En definitiva, que te ves guapa sí o sí, y eso hay que explotarlo en la ceremonia pero también las fotos, que serán de los pocos recuerdos que tengamos de ese día en el futuro y que podamos enseñar a nuestros hijos, familiares y amigos.

Para que mis fotos quedasen perfectas, contraté los servicios de un fotógrafo profesional que se presentaba en la feria de bodas que se celebra todos los años en el IFEMA de Madrid. Estuve preguntando a varios de los que allí se encontraban ofreciendo su trabajo, y este fue el único que me convenció, ya que hacía énfasis en lo que a mí más me importaba retratar: mi vestido y la cara de mi novio cuando me viese llegar al altar así vestida. Decía él que ese era el momento más bonito de todas las bodas, la cara del chico cuando por fin ve llegar a su pareja de camino al altar.

Cómo hacer fotografías de boda

Existen algunos trucos para que nuestro álbum de boda de quede perfecto. Lo primero es dejarte de aficionados. Ni se te ocurra encargar las fotografías de tu boda a un amigo para ahorrarte ese dinero. Piensa que si todo va bien solamente te vas a casar una vez en la vida, así que no habrá opción de volver a repetirlas si no te quedas contento con ellas. Unas buenas imágenes requieren de experiencia, y muchas de ellas son tratadas posteriormente para mejorarlas por cuestiones de iluminación. No se trata de darle una cámara al más listo, sino a alguien que sea profesional y entienda de lo que está haciendo. Ya se sabe, zapatero a tus zapatos. Los fotógrafos profesionales son gente con experiencia que sabe que hay que estar con los cinco sentidos en alerta para no perderse ningún momento especial. No son ese amigo que se toma copas y entre medias va tirando alguna foto.

El fotógrafo profesional sabe también dar un trato a los novios que les haga sentir cómodos. Hay que tener en cuenta que esta persona se colará en momentos tan íntimos como cuando la novia se está vistiendo y preparando para salir hacia la iglesia. De ahí que deba sentirse a gusto vistiéndose ante un desconocido. Para los fotógrafos profesionales no es la primera vez que hacen un reportaje así, y saben cómo deben actuar para que nadie se sienta cohibido en su presencia.

Por otro lado, podemos también nosotros mismos facilitarles el trabajo pidiendo a los asistentes al enlace que no hagan fotos, con la condición de que luego se las daremos nosotros en una memoria USB o las compartiremos en la red. Esto es porque muchas veces interfieren en el trabajo de los profesionales o incluso hacen saltar sus flashes estropeando con esa iluminación inesperada la buena foto del profesional. En este caso, los smartphones son la única solución aceptable si no se usa el flash, pero tampoco muy recomendable si queremos que nuestro álbum sea perfecto.

Asimismo, si queremos que el fotógrafo haga también un especial énfasis en determinados invitados al enlace por la cercanía o el sentimiento hacia los mismos, deberíamos decírselo de antemano y mostrarle fotos de ellos para que no le resulten ajenos cuando los vea y sepa identificarlos.