Fotografías de abueletes. Las que cuentan las mejores historias

Fotografías de abueletes. Las que cuentan las mejores historias

Abuelas y abuelos del mundo entero han cuidado de sus nietos y nietas con esmero, y por eso queremos dedicarles este espacio, que bien se tienen merecido por aguantar carros y carretas durante una vida entera. Pues bien, queremos que ellos sean los protagonista de tu próxima captura de imágenes. ¿Sabes lo bien que salen en las fotos los abueletes? Y es que cada mirada, cada gesto, cada arruga, cuenta una historia diferente. Sus risas, sus llantos, sus alegrías y sus tristezas. Sus victorias, sus derrotas. Cicatrices en el cuerpo y en el alma que reflejan las miles de vivencias que han conformado su semblante. Desafiando al tiempo, muchos son los que han pasado de los 100 años. Cuántas historias podría contar ese rostro…

Si quieres plasmar en imágenes, la biografía de tus abuel@s y ofrecerles el mejor de los regalos, en este artículo, te vamos a explicar cómo hacerlo para que puedas conseguir un resultado perfecto, las mejores fotografías del mundo.

Cómo tomar las mejores fotos de ancianos y ancianas

Si tienes la suerte de tener abuelo o abuela, lo tienes fácil, ell@s serán los protas de tu proyecto, pero si no es así, siempre puedes pedírselo a alguien de confianza, un amigo del barrio, un antiguo profesor o un conocido de la familia. Es muy importante que conozcas bien su historia. Cuando se trata de la familia, la mayoría nos conocemos su vida de pe a pa, hay confianza y la sesión de fotos transcurre sin dificultad y con total comodidad. Pero cuando se trata de desconocidos, puede haber cierta tensión, sobre todo al principio. Por eso, es conveniente, interesarse por sus vidas, llegar a conocerlos. Puedes alucinar cuando al conocer ciertas aventuras. Algunas personas mayores han tenido una vidas de película.

Las personas mayores, han tenido unas vidas fascinantes. Ahora, que muchos están solos, no tienen con quien compartir sus vidas, y la charla animada con una persona más joven, que les ayude a recordar viejos tiempos, puede ser muy satisfactoria para ambas partes. Y es que la soledad es el mayor mal de los ancianos y ancianas, nos dicen en Sanvital, que con su vídeo “Pelos de punta”, han querido hacer una llamada de atención a la sociedad, para que tome conciencia de la situación de aislamiento que sufren muchos de nuestr@s mayores. Sanvital cuenta con residencia de ancianos y apartamentos tutelados en Madrid y es, a día de hoy, todo un referente en la comunidad, debido a a su equipo de profesionales, la calidad de sus instalaciones y su amplia oferta de ocio. Su residencia está totalmente adaptada para atender a personas con cualquier grado de dependencia y pensada para el desarrollo de una vida tranquila. Sus apartamentos tutelados están especialmente diseñados para el desarrollo de una vida con total independencia disfrutando de las instalaciones, servicios y actividades que ofrecen.

Por otro lado, necesitas poder captar la personalidad del retratad@. Debes saber si se trata de una persona coqueta, reservada, solitaria, alegre, desinhibida, gamberra, seria, graciosa… y en función de esto definir la imagen que quieres dar. No esperes llegar y besar el santo. El secreto es tener paciencia. Cuando más tiempo pases intentando conocer a la persona a fotografiar, mejores imágenes conseguirás. En este caso, las típicas fotos sin que se enteren no quedan nada bien. Es mucho mejor si esperas a que llegue el momento oportuno, cuando te regala esa imagen inolvidable que resume, pero sin olvidar detalle, lo que ha sido todo una vida.

De esta forma, cada imagen, puede reflejar un momento, un sentimiento, una emoción, y si consigues captarla, habrás sido afortunad@. Has de prestas atención a la iluminación, al color, gestos y encuadres, y a cada detalle que rodea a la escena. Todos estos elementos serán fundamentales a la hora de contar tu historia.

A la hora de hacer un retrato la luz es el elemento fundamental y gracias a su presencia, o a su ausencia, es posible contar diferentes historias: iluminación lateral, frontal, cenital, o trasera, luces suaves o duras… estos sencillos trucos te serán muy útiles, tanto si usas luz natural como si es artificial.

Recuerda, lo más importante es pasar horas charlando con la persona retratada, os haréis un favor mutuo y ambos aprenderéis un montón.