Limpieza por ultrasonidos en la Industria Alimentaria

Limpieza por ultrasonidos en la Industria Alimentaria

Hay que reconocer que las patatas fritas son un manjar divino, ¡pero telita tela a la hora de limpiar las freidoras! Lo digo porque trabajo en un restaurante en el que este tipo de recipiente se utiliza a diario y con mucha frecuencia. Y debo reconocer que si no fuera por la empresa TierraTech®, una compañía puntera en la fabricación y comercialización de Equipos y Sistemas de Limpieza por Ultrasonidos con presencia internacional, limpiar nuestras freidoras sería un trabajo complicado, largo y muy duro. Los productos que utilizamos aquí son verdaderamente los adecuados para la eliminación de aceite, de suciedades grasas, de residuos e –incluso– incrustaciones calcáreas.

Pues, con el sistema de limpieza por ultrasonidos conseguimos una limpieza profunda y muy superior a la de los métodos tradicionales, lo cual ofrece una garantía en mantenimiento de equipo y útiles en una industria en la que los requerimientos son altos y no deben por ello ser tratados a la ligera. ¡Bien sabéis todos las fastidiosas y graves consecuencias que conllevaría una limpieza mal efectuada o una falta de higiene! Tanto a nivel de la salud de los comensales como del personal. Con ello, obviamente, eso perjudicaría también  la reputación del restaurante en cuestión. Yo he trabajado a veces en algunos de ellos en los que el estado de las freidoras y utensilios utilizados en la cocina estaban tan grasientos y sucios que sólo con recordarlo me enfado y desespero.

Objetivos y cómo efectuar una adecuada y profunda limpieza

 Al efectuar una adecuada y profunda limpieza de la cocina y de los equipos e utensilios que se utilizan en ella, el objetivo que se busca es el de eliminar de la mejor manera posible y de forma completa la suciedad de las superficies, equipos, etc., a limpiar. Para ello, se deben eliminar los distintos restos de suciedad y demás que se adhieren en los equipos o sobre la superficie que se desee limpiar para eliminarlos drásticamente. La desinfección permite reducir de forma considerable el número de microorganismos vivos presentes en equipos y superficies. Después de esta acción, se debe proceder a una buena esterilización (es decir una eliminación de los gérmenes), se consigue entonces una limpieza e higiene óptimas. Para dicho procedimiento, lo mejor son los ultrasonidos.

Algo que a menudo la gente desconoce y que sin embargo es muy importante, es que se deben ir cambiado los productos empleados para dicha limpieza, pues el uso continuo de un mismo producto puede originar microorganismos resistentes al mismo. ¡Efectivamente! Ya lo sabéis para las próximas veces: ¡id rotando vuestros productos de limpieza! A mi parecer, las administraciones y departamentos competentes en ello deberían mostrarse más rigurosos y vigilar más los restaurantes y/o establecimientos en los que se desarrollen y lleven a cabo actividades culinarias, sobre todo en lo que se refiere a las freidoras que, como os lo he dicho, requieren una profunda y especial limpieza por los riesgos que conlleva una falta de higiene de éstas para la salud pública.

Porque hay que reconocer que en España tenemos unos platos de fritos, unos “fritorios” como dice mi madre, riquísimos gracias a la excelencia de nuestros aceites de oliva, y prescindir de ellos sería una lástima. Sólo tienes que ver el uso que se hace de éste en nuestra rica y variada gastronomía. ¿Quién no ha probado alguna vez en efecto el delicioso “pescaíto frito” con sus patatas y huevo?  Yo no conozco mayor placer para las papilas gustativas que el de comerme con los dedos un huevo frito con pan, cuya clara esté lo suficientemente dorada y crujiente. Mmmmm… ¡Divino!  Y bueno, ¿quién no conoce asimismo el procedimiento de freír los alimentos denominado “a la romana”, es decir rebozados primero en harina y huevo para ser fritos a continuación? Buaaaaa… ¡Una pasada!

¿Y qué me dices de las gambas en gabardina, de los boquerones albardados con ajillo y perejil? ¿Eh? También en los postres usamos con frecuencia los fritos. Quizá sea una herencia árabe… ¡pues, la interculturalidad siempre beneficia! Porque… ¿no me digas tú que no te encantan los pestiños, los alfajores, los churros, las rosquilletas, los buñuelos, los “pedos de monja” o la leche frita? ¡Entonces! Por todas estas razones es importante, para que sigamos disfrutando de nuestros suculentos fritos, conservar en buen estado y limpios los equipos e utensilios que usamos en cocina.

En el restaurante en el que trabajo, confían para ello en la empresa TierraTech® desde varios años ya, porque los productos y artículos para la limpieza por ultrasonidos que proponen son de altísima calidad y reconocidos por ese motivo mundialmente.