Los productos y limpieza para nuestra máquina de fotografiar

Los productos y limpieza para nuestra máquina de fotografiar

Los que tenemos una cámara de fotos y todos sus elementos sabemos la importancia que tiene para nosotros. Salvando las distancias, es como una especie de hijos. Por eso, sabemos que tenemos que cuidarlo todo perfectamente. Ahora bien, no es fácil. Aunque en principio lo que habría que decir es que la primera recomendación es que con un cuidado básico y de sentido común tendremos el equipo perfecto durante años. Aunque esto no siempre es así.

Tampoco lo que tenemos que hacer es como algunos, que se compran una máquina potente y prefieren no sacarla para que no se estropee. Nosotros si nos compramos algo, es para usarlo y disfrutarlo. Ahora bien, sí vamos a tener muchos cuidados. Hay dos elementos básicos a contemplar a la hora de elegir el mejor entorno para realizar nuestra limpieza: la limpieza y la iluminación.

Polvo y verano

Está comprobado que el polvo es el peor enemigo para una cámara de fotos. Por eso, debemos trabajar en un entorno limpio y sin polvo, de modo que el trabajo de limpieza que estamos realizando no empeore la situación y nuestro equipo se manche aún más. Evita por tanto los espacios al aire libre o los entornos donde haya corrientes de aire cargadas de suciedad.

Una recomendación muy importante es la de transportar siempre la cámara en una bolsa o mochila acolchada y resistente. No te olvides de que cada elemento tiene que ir por separado para evitar que se choquen y se pueda romper. Ojo también con las hebillas y partes más duras de la mochila porque pueden rayar las lentes o los objetivos.

Llevar la cámara colgada al cuello con la correa es otro de los mejores consejos que os podemos dar. Y mucho cuidado cuando dejamos la cámara sobre una mesa. Una caída por descuido desde cierta altura puede dañarla.

En los meses de verano, nunca dejes la cámara ni el equipo al sol durante mucho tiempo. Los rayos ultravioletas y el calentamiento hacen que los materiales plásticos se vayan degradando, pueden sufrir deformaciones, etc. No es la primera vez que alguien ha dejado en el coche los elementos y cuando ha vuelto de tomarse algo en el bar su cámara se había deshecho.

Productos de limpieza

También podemos usar productos para limpiar tanto los objetivos como los filtros. Aunque es cierto que hay opiniones para todos los gustos. Sin embargo, parece que el producto ideal para hacerlo es el alcohol isopropílico. Se trata de una sustancia apta para uso fotográfico porque no es abrasiva y se volatiliza con rapidez. También se pueden usar productos ecológicos, como los que puedes encontrar en Stock Net Valles.

Por su parte, para limpiar el objetivo lo mejor es usar una gamuza de microfibra y líquido de limpieza específico. Y sobre todo no limpies la lente con la camiseta o lo primero que pilles. Y por supuesto, por el bien de todos, no eches el aliento para limpiarlo.

No hay que olvidar que la humedad es el enemigo de los objetivos ya que permite el desarrollo de hongos en su interior. Además los objetivos incluyen en su interior electrónica, que tampoco se lleva muy bien con la humedad. Esto se produce mucho cuando hacemos fotos en la playa y en el mar. Allí es por culpa del salitre.

Limpieza de objetivos

Las lentes de los objetivos son elementos muy sensibles de nuestra cámara. Al limpiar no sólo hay que evitar rayar el cristal de la lente, sino que debemos tener cuidado de no dañar esos recubrimientos por abrasión o por usar productos químicos. Por eso te vamos a dar una serie de consejos.

Para hacer una limpieza completa y con mimo, tienes que usar una brocha o pincel de pelo muy suave. Es preferible tener dos o más pinceles y reservar uno sólo para la óptica, y los demás para quitar el polvo de los demás elementos de la cámara y el objetivo. Opcionalmente un lápiz-pincel de limpieza (lens pen). Y luego también tener un líquido específico para limpieza de objetivos

Ya has visto que salvo en algunas cuestiones, lo mejor para limpiar nuestros artículos es la naturalidad. No es bueno usar productos que tengan muchos ingredientes químicos porque pueden ser muy corrosivos. Ahora que ya tenemos limpios y relucientes nuestros objetivos y filtros, vamos a salir a la calle y hacer las mejores fotografías, pero eso sí, no dejes de tener cuidado porque ya has visto que te puedes quedar sin ‘juguetito’ a la mínima.