Retratos

Retratos

girl-714212_640

Muchas veces nos empeñamos en adoptar poses ridículas para las fotografías o nos empeñamos en salir con sonrisas falsas pensando que así vamos a conseguir mejores fotografías de nuestros hijos, de nuestros familiares o de nosotros mismos y no se puede estar más lejos de la realidad. Forzar algo provocará una mala imagen ¿Queréis saber mi truco? Pasarlo bien. Con niños lo que siempre hago es comprar uno o dos de estos disfraces que suelen ser muy baratos y ponérselos para reírnos y disfrutar. Os puedo asegurar que funciona.

Todo depende de a quién queramos retratar o el estilo de la imagen que queramos conseguir pero con los niños siempre se puede recurrir al disfraz y para ello La Casa de los Disfraces es única porque tiene de todo y a grandes precios.

Ponerles un disfraz y animarles a jugar, a reír y a pasarlo bien suele dar una cantidad de imágenes buenísimas porque, de repente, los niños empiezan a ser ellos mismos y a sacar sus verdaderos rostros, no esas caras de angelitos forzados que parece que estén siendo coaccionados para no moverse.

Con los adultos puede que sea un poco más complicado porque si queremos conseguir un retrato serio y no tenemos delante a alguien fotogénico la toma de fotografías puede ser un desastre. Aun así os puedo dar algunos trucos. Por ejemplo, haz que ese modelo se concentre en algo, da igual lo que sea, incluso puedes proponerle diferentes acciones dependiendo del tipo de imagen que quieras conseguir. Si la quieres seria, pídele que haga sudokus y centra la imagen en el modelo, porque él es el protagonista, nada ni nadie más. Si quieres algo más alegre, pídele que haga pompas de jabón o que intente hacer reír a un bebé. Busca la naturalidad en sus gestos y mientras debes ir sacando fotos. Aprovecha que  actualmente, en una sesión de toma de fotografías, puedes perder tiempo pero no dinero, ya que no tienes que revelar las imágenes para ver cómo han salido, así que haz 200 fotos para sacar dos o tres buenas ¿qué más da? Lo importante es conseguirlas ¿o no?

Para fotografiar a bebés la cosa puede complicarse aún más porque ni puedes entretenerlo con nada, ni puedes hacer que se concentre en algo. La única ventaja es que el bebé no va a posar ni a mantener una postura forzada, porque es imposible. Algunas ideas que siempre funcionan es enfocar algunas partes del cuerpecito del bebé haciendo que se desenfoquen las demás. Suelen salir fotografías muy originales con esta técnica. Toma las imágenes desde su misma altura, no hagas picados ni contrapicados, eso suele desvirtuar la imagen u lo que buscamos es la naturalidad. Evita el flash porque puede hacerlos asustar, llorar e incluso molestar. Prueba con el blanco y negro, o el sepia. Este tipo de retratos de bebés suelen quedar muy bien cuando se simula la foto antigua. Y el mejor de los consejos: toma las fotografías justo después de que se haya alimentado, así estará tranquilo y pleno. Eso sí, ten cuidado con los típicos vómitos de  bebé.

Deja un comentario