¿Sabes cómo posar para salir mejor en las fotos?

¿Sabes cómo posar para salir mejor en las fotos?

Se acerca el veranito y con ello las vacaciones, donde nos haremos un montón de fotos, más ahora que no necesitamos ir con la cámara a cuestas, que simplemente con el teléfono móvil o la tableta que tengamos a mano podemos hacer todo un book. Pero estas fotos, como decimos, las hacemos nosotros mismos o los amigos o familiares con quienes compartimos nuestro tiempo de ocio, nada de profesionales como los de estudio de fotografía de Alicante Luis Oliva. Aquí nos la jugamos y tenemos que salir adelante con nuestros escasos conocimientos.

Pero luego, a la hora de enseñar las fotos a la vuelta, cuando queremos subirlas a las redes sociales para presumir de nuestro tiempo de asueto, a veces no nos vemos bien, no nos gustamos, nos notamos un michelín por aquí, un mal perfil por el otro lado, ojos rojos… Es por esto que desde aquí queremos ayudaros y daros algún consejo para que las sorpresas después sean las menos y también para que no tengáis que aburrir al que se preste para hacer la foto repitiéndola mil veces hasta que deis con una que os guste lo suficiente, que ya se sabe que esto es lo malo que han traído las nuevas tecnologías, que podemos borrar y repetir hasta la saciedad.

Los más importante de todo es sentirse relajado a la hora de tomar la foto, ya que la tensión, las sonrisas forzadas y todo aquello que nos resulte antinatural se transmite a través de la fotografía y puede verlo cualquier observador. Es clave, no obstante, intentar mantener la espalda recta durante el retrato, con los hombros hacia atrás, aunque esto parezca que va en contradicción con lo primero que hemos dicho. Pero es que a medida que vamos tomando más fotos vamos perdiendo esta compostura, por lo que es bueno saber desde el primer momento que no es favorecedora.

foto

Una pareja de novios fotografiada un día de verano.

Igual que no es para nada favorecedor el hecho de posar directamente de frente hacia la cámara, sino que lo más recomendable es hacerlo un poco de lado, del bueno por supuesto. Pero aunque el cuerpo no esté de cara a la cámara, la mirada (si así deseamos centrar el foco en ella) sí puede dirigirse hacia el objetivo. Al formar este ángulo de 45 grados al ladearnos, es conveniente que el pie que esté más lejos de la cámara se adelante hacia ella. Es muy favorecedor, lo podemos ver el cualquier pose de las alfombras rojas que llenan las revistas del corazón. Si la foto nos la hacen sentados, no olvidemos erguir la espalda y cruzar las piernas a la altura de los tobillos.

Por otro lado, está también la función de los brazos y las manos. Hay que evitar dejarlos colgados, pero tampoco es bueno pegarlos al cuerpo, ya que entonces no dejaríamos que se definiese bien la silueta y, además, en caso de estar entrados en carnes, el resultado sería muy feo, ya que daríamos como el efecto de aplastar la carne del brazo sobre el cuerpo y esto le imprimiría más volumen del que realmente tiene. Por eso, al igual que con las manos, lo mejor es fijar un punto de apoyo, bien sujetándonos el pelo, abrazando un objeto o sosteniendo algo.

Y como las fotos de las vacaciones son normalmente en grupo, está bien saber que para que estas salgan de una manera armoniosa debemos buscar el equilibrio en las mismas, por ejemplo, evitando que unos estén muy juntos y otros muy separados, o que todos salgan de pie excepto uno. Lo mejor es, como decimos, la sensación de armonía entre los miembros del grupo.

Deja una respuesta