Recuerdos de mi primera comunión

Recuerdos de mi primera comunión

Vosotros no sé, pero yo todavía recuerdo con cariño el día de mi primera comunión y sigo estremeciéndome cuando pienso en la emoción que me sumergió cuando el cura me dio la hostia sagrada (el cuerpo de Cristo) que recibí cerrando los ojos. Ver a toda mi familia reunida para la ocasión, olvidándose de sus pequeñas y estúpidas rencillas, me llenó de una alegría tal que me puse a llorar como una tonta ante mis familiares, amigos y compañeros. A pesar de ello, fue un día verdaderamente bonito y me sentí durante unas cuantas horas la reina de la casa y la más guapa del mundo con aquel vestido de tul blanco que me había confeccionado mi madre con tanta paciencia y amor, aquellos zapatitos blancos de charol y aquella diadema de perlas que llevaba puesta como si de una corona se tratara. Sin embargo, de lo único que sí me arrepiento a día de hoy es de no tener más fotografías de aquel día tan señalado. Pues, tan sólo me hicieron una foto de medio tamaño que mi madre enmarcó y puso en el salón. Entonces, cuando mi hija mayor me dijo que su primogénita iba a tomar la comunión este año, le contesté que era un día especial y que debía por ello mismo pasar a la posteridad y qué mejor manera de hacerlo que contratando los servicios de un buen fotógrafo. Me vino acto seguido a la mente el nombre de Lovely Photo, un estudio fotográfico ubicado en mi ciudad, Zaragoza, formado por el matrimonio Tamara y José y otros fotógrafos profesionales de la empresa, del cual varias de mis amigas me habían hablado maravillas por haber recurrido a este estudio en distintas ocasiones. Se lo comenté a mi hija y nos pusimos en contacto con ellos. Fue una excelente idea porque a día de hoy mi nieta tiene un álbum precioso de su comunión –y no solamente una pobre fotografía como yo– que le acompañará de por vida y le recordará lo bonito y entrañable que fue aquel día…

La parafernalia de las comuniones de hoy

Lo que me más me molesta en la actualidad con el tema de las comuniones, es que muchos niños y niñas la toman no por fe o creencias religiosas –de hecho la gran mayoría de ellos ni siquiera saben ya lo que significa “tomar o recibir la comunión”– sino para poder lucirse ese día con el mejor traje o vestido, peinado y fiesta y… ¡por recibir multitudes de regalos! A día de hoy, una comunión se parece casi a una boda. Algunas familias llegan incluso a pedir un préstamo a sus bancos para poder sufragar dichos gastos y poder aparentar ante los demás lo que en realidad no son. Organizan comidas o cenas en restaurantes de lujo con centenares de invitados. ¡Esto es demasiado! Por supuesto que hay que celebrar un día tan peculiar y bonito como éste, pero también es importante que se haga guardando en mente siempre el auténtico significado de este acto: la fe… Nosotros somos creyentes y practicantes, por eso mismo decidimos que la niña tomara la comunión. Nos reunirnos todos sencillamente después de la celebración para una buena comida. Sin embargo, dicha comida se celebró en casa y tan sólo con la familia y algunos allegados y amigos. ¡Nada más! Con ello, es verdad que la niña iba muy guapa pero no “estrafalaria”, no como algunas niñas de hoy que van peinadas y pintadas como si fueran novias o modelos, con las uñas con manicura a veces, etc. ¡Por favor! ¡Son niñas que ni siquiera han cumplido los diez años para la gran mayoría! En fin… ¿Qué queréis que os diga? Cada cual que haga lo que le dé la gana, pero esta parafernalia me parece excesiva e inapropiada hablando de niños y niñas que van a tomar la comunión y que ni siquiera son adolescentes todavía como para ir ataviado/as como pequeños adultos. Dicho esto, y para finalizar este post, tan sólo añadiré que estoy muy contenta de haber pensado en el estudio aragonés Lovely Photo para la realización del álbum de comunión de mi nieta. Han sabido captar con gran profesionalidad y sensibilidad aquella emoción presente en las miradas de la niña y de cada uno de los invitados con un arte increíble y de forma muy natural. Mi nieta e hija están muy agradecidas y felices de tener un álbum tan original y precioso…